domingo, 6 de mayo de 2018

Yacimientos de empleo

Yacimientos de empleo

Fuente: https://formandoempleo.es/yacimientos-de-empleo/

Existen una serie de profesiones que tendrán una especial demanda en los próximos años, son los llamados yacimientos de empleo. Vamos a hablar acerca de ellos y de las perspectivas del mercado laboral hasta 2025.

¿Qué son los yacimientos de empleo?
Debido a los incesantes cambios se producen en la sociedad continuamente surgen nuevas necesidades que propician la creación de nuevos puestos de trabajo. El término Yacimientos de Empleo hace referencia a sectores económicos, o parte de estos, que se prevé que van a demandar un número significativo de empleos en un futuro próximo como consecuencia directa de esos cambios.


YACIMIENTOS DE EMPLEO


Según el informe Adecco sobre el futuro del trabajo en España, existen nuevos sectores que comienzan a liderar la creación de empleo. Estos sectores darán lugar a nuevos proyectos empresariales y a nuevas figuras profesionales que deberán ser cubiertas.

¿Qué sectores previsiblemente generarán más empleo?
Entre los nuevos sectores, los expertos preguntados en este estudio han señalado cuatro como los de mayor proyección de futuro:

El sector tecnológico y de I+D+i.
Se considera el área que más empleo generará en los próximos 5 a 10 años. La tecnología y la inversión en desarrollo e innovación propiciarán la creación de nuevas oportunidades de empleo, especialmente aquellas vinculadas a la biotecnología, el e-commerce y las TIC.

El turismo y el ocio.
Son sectores claves para España desde hace años y se cree que serán de los que generen mayor número de empleos, principalmente por la necesidad de mejora en los transportes y la creciente demanda de ocio por parte de la sociedad.La masiva afluencia turística que estamos viviendo en España previsiblemente continuará, lo que hará imprescindible la creación de nuevos puestos de trabajo.

La salud y el bienestar.
También serán protagonistas en nuestro futuro mercado laboral. El 75% de los entrevistados considera que este sector experimentará un gran avance debido, en parte, al progresivo envejecimiento de la población y al incremento de la demanda de bienestar por parte de la sociedad.

También serán decisivos los hábitos de consumo y la preocupación por la calidad de vida. Todas estas variables generarán puestos de trabajo orientados a los cuidados paliativos, a la tercera edad, a la nutrición y el deporte, a la atención psicológica, a la industria farmacéutica y a la sanidad pública.

La energía.
Se convertirá en un pilar fundamental de la economía española. El 60% de los expertos cree que la dependencia energética y la necesidad de encontrar energías alternativas favorecerá la creación de nuevos empleos.

Tres son los grandes retos que resolver por este sector: la sostenibilidad ambiental del sistema eléctrico, la reducción de su impacto social y medioambiental, y la gestión y certificación del sistema energético.

yacimientos empleo¿Cuáles son los puestos de trabajo que serán más demandados?
Según la Unión Europea, hasta 2020 se crearán 900.000 nuevos puestos de trabajo tecnológicos.

Se prevé una necesidad de entre 25.000 y 50.000 programadores y desarrolladores; entre 60.000 y 70.000 empleos en marketing y comunicación (community manager y marketing para el mundo móvil); entre 15.000 y 45.000 puestos relacionados con el diseño visual y la creatividad digital y entre 10.000 y 14.000 destinados a la estrategia y gestión de negocio.

Entre los perfiles tecnológicos o digitales cualificados destacarán los analistas de big data, los orientados a resolver problemas complejos en el campo de la ingeniería, los especialistas en redes sociales, los híbridos entre diseño y tecnología e incluso perfiles como los Youtubers.

También ganarán relevancia los perfiles relacionados con el trato con personas, como es el caso de los coaches, los facilitadores de empresas, los gestores de nuevas formas de trabajo o los psicólogos.

En último lugar, aumentarán las necesidades de profesionales relacionados con los perfiles especializados en ventas o marketing, especialmente los especialistas cualificados en desarrollo de negocio y vendedores técnicos.

¿Cuáles serán las tendencias del mercado laboral?
La colaboración a distancia será la tendencia con mayor impacto esperado en relación con la tecnología pues favorecerá la deslocalización del trabajo y creará comunidades de aprendizaje colaborativo.

La tendencia en las empresas es la dejar de cubrir puestos y contratar talento. El cambio de paradigma consistirá en que serán los trabajadores los que asumirán la búsqueda o creación de su propio puesto dentro de la empresa.

Las cualidades que tendrán que reunir los trabajadores en 2025 estarán enfocadas a habilidades transversales que compartan todos los perfiles, independientemente de rangos o de formación concreta. Abarcarán desde la gestión del cambio a la gestión de la propia imagen o el intraemprendimiento.

Diferentes exigencias conllevarán también diferentes criterios de selección a la hora de escoger a los candidatos. Así, serán más relevantes criterios como las habilidades personales (92,5%), el fit cultural (87,5%) y las actitudes (82,5%). Seguirán otras como las habilidades técnicas (60,4%) y las actividades extracurriculares y de voluntariado (60%).

En el futuro las relaciones laborales también ampliarán su espectro, como ya se está empezando a notar en fórmulas tales como el outsourcing de funciones, el trabajo autónomo y por proyectos, freelances para micro proyectos desde la nube o el crowdsourcing y otros formatos de innovación abierta.
¿Qué cualidades buscarán las empresas en los candidatos?
Por último, vamos a hacer un repaso de las principales características personales, capacidades y habilidades que, de manera genérica e independientemente del puesto de trabajo serán más solicitadas a la hora de cubrir una vacante.

Cualidades personales.
Se buscarán profesionales polivalentes, flexibles, responsables, con iniciativa, fiables, seguros, resolutivos y creativos.

Habilidades y capacidades.
Serán muy apreciadas la capacidad de trabajo en equipo, capacidad de adaptación a los cambios, capacidad de decisión, disponibilidad para implicarse en los objetivos de la empresa, capacidad de comunicación, habilidades en las relaciones sociales y comerciales, capacidad de aprendizaje y de reciclaje.

Formación.
Serán demandados profesionales con una buena formación de base, adecuada formación específica y competencias transversales que abarquen diferentes áreas de interés.

Nuevas tecnologías e idiomas.
Serán imprescindibles conocimientos útiles de estas herramientas para su aplicación en el desarrollo de su trabajo.

Experiencia profesional.
Serán demandados profesionales con amplia experiencia laboral previa de la actividad a desarrollar o bien recién titulados sin experiencia previa para capacitarlos en el seno de la empresa.

Bien aquí acabos el resúmen de las expectativas de empleo. Coge buena nota e intenta enfocar tu objetivo profesional a sectores o profesiones emergentes desarrollando siempre la profesión que realmente deseas desarrollar.










DESEMPLEO

DESEMPLEO


¿QUÉ ES EXACTAMENTE UNA PERSONA DESEMPLEADA?
¿CUÁNTOS DESEMPLEADOS HAY EN ESPAÑA?


En el año 2016 decidí dejar de trabajar en la empresa donde trabajaba para estudiar el máster de profesorado de secundaria. Durante un tiempo, sólo me centré en estudiar, por lo que rechacé algunos trabajos que me ofrecían antiguos clientes. Como no estaba buscando trabajo no era desempleado (ya que era inactivo). Sin embargo, una vez terminé el máster decidí ponerme a buscar empleo. No fue fácil, en el lugar dónde vivía no había posibilidades de trabajar como profesora de economía, por ser un pueblo pequeño dónde no habían colegios privados o concertados. El tiempo que estuve buscando y sin encontrar, era una persona desempleada. Finalmente decidí trasladarme a Valencia, dónde habían más posibilidades. Encontré trabajo en un colegio de una población vecina, Canals. Con lo que al tener trabajo, dejaba de ser desempleado y pasaba a ser ocupado. Tras este primer trabajo, me surgió la posibilidad de trabajar al mismo tiempo en un colegio de Valencia. ¡Qué suerte!


¿QUÉ ES EXACTAMENTE UNA PERSONA DESEMPLEADA?

Una persona desempleada es aquella que siendo mayor de 16 años está buscando trabajo pero no lo encuentra. El total de personas desempleadas de un país es lo que llamamos desempleo. Por tanto decimos que hay desempleo cuando la cantidad de trabajadores que desean trabajar (oferta de trabajo) es superior a la que las empresas desean contratar (demanda de trabajo).

Tú que eres estudiante, los jubilados o personas que se prefieren quedar en casa para cuidar del hogar o de otros familiares no son desempleados, puesto que no están buscando empleo.


¿CUÁNTOS DESEMPLEADOS HAY EN ESPAÑA?


Como puedes ver en los gráficos más abajo, la situación empezó a empeorar desde 2007. En ese año teníamos menos de 2 millones de personas desempleadas, es decir un 8,6% de tasa de desempleo. Eso significa que de que cada 100 personas que deseaban trabajar, 8 no encontraban.

Pero a partir de 2008 se desataría la crisis y las empresas empezaron a despedir cada vez más. El peor punto fue entre 2012 y 2013, cuando en España tuvimos más de 6 millones de personas que deseaban trabajar, pero no encontraban trabajo (escalofriante). Eso suponía el histórico dato del 26% de tasa de desempleo.



A partir de 2013 la cosa mejoró, y año tras año el número de parados ha ido bajando. En otoño de 2017 el número de parados había bajado a 3,7 millones De esta manera, la tasa de desempleo ha bajado hasta el 16,38%.




CAUSAS Y TIPOS DE DESEMPLEO. ¿POR QUÉ UNA PERSONA NO ENCUENTRA TRABAJO?

A mediados del año 2007 comenzó la crisis económica. Muchas empresas cerraban y despedían empleados. La gente buscaba trabajo y no encontraba.
  1. Habían personas que iban a alguna entrevista de trabajo pero no tenían claro en qué quería trabajar. Se estaba tomando un tiempo para decidir.
  2. Otros, habían dejado los estudios para ponerse a trabajar y se encontraron con esta difícil situación. Tampoco tenían formación. La situación era bastante preocupante, llevaban mucho tiempo buscando y no se encontraba nada.
  3. Había gente que solo trabajaba en temporada alta, como en el caso de los hoteles. Se trabajaba desde abril hasta septiembre. Desde octubre hasta marzo no se trabajaba, aunque siempre volvía a trabajar en abril.
  4. Y muchos acababan de perder su trabajo porque las empresas habían quebrado. En esos años, la crisis acabó con miles y miles de empresas. La gente tenía problemas para encontrar trabajo.

Estas situaciones representan los 4 tipos de desempleados que existen.

Hay varias razones que pueden hacer que una persona no encuentre trabajo. Según las causas que provocan el desempleo podemos distinguir 4 tipos desempleo.


1. Desempleo friccional

2. Desempleo Estructural

3. Desempleo estacional

4. Desempleo cíclico


PRIMER TIPO: Desempleo friccional o transitorio.

La causa de este desempleo tiene que ver con que las personas invierten un tiempo en la búsqueda de empleo. No cogen el primer trabajo que les ofrecen, sino que tardan un tiempo en encontrar un trabajo que desean. En esta situación se encuentran aquellos trabajadores que pierden su trabajo por cualquier motivo y los que se incorporan al mercado de trabajo por primera vez. Imagina un programador informático que se queda sin trabajo porque su empresa cierra. Si le ofrecen un puesto de albañil es lógico que no lo acepte a las primeras de cambio. Lo normal es que este programador pase un tiempo en buscar un empleo adecuado a sus habilidades y que le paguen de acuerdo a su formación. Mientras está buscando ese empleo acorde a sus características decimos que ese desempleo es friccional.

El desempleo friccional es por tanto una situación temporal en las que los trabajadores están transitoriamente desempleados hasta encontrar un trabajo que se ajuste a sus características, es decir, existe porque el mercado laboral está en continuo movimiento.

NO ES PREOCUPANTE

El paro en estas circunstancias no supone ningún problema social e incluso es positivo para una sociedad que exista, ya que permite asegurar que los trabajadores encuentren el mejor trabajo para sus cualidades.


LA PRESTACIÓN DE DESEMPLEO

La prestación por desempleo (lo que conocemos como ayuda del paro) parece haber aumentado este tipo desempleo, ya que este seguro permite a las personas “tomarse con más calma” la búsqueda de empleo, puesto que el Estado le garantiza un sueldo durante un tiempo determinado.

Estas ayudas son positivas y necesarias para la sociedad, ya que permiten a las personas tener unos ingresos cuando se quedan sin trabajo, ingresos sin los cuales muchas familias pasarían muchos problemas. Pero por la razón explicada anteriormente, muchas personas consideran que estas ayudas deberían ser menos largas o en menor cantidad. Por supuesto, otros muchos se están muy a favor de estas ayudas. Debatiremos sobre ello en clase.

¿Pero cómo podemos saber si una persona sólo está buscando un empleo adecuado (lo cual suele ser positivo) o simplemente no es capaz de encontrar uno?

Cuando en el año 2006 me encontraba trabajando en el departamento de recursos humanos del banco, no parábamos de abrir nuevas oficinas y necesitábamos más y más trabajadores. En cuanto los universitarios acaban sus estudios, eran entrevistados y muchos de ellos contratados. En ese momento, las personas apenas pasaban unas semanas buscando trabajo, porque muy pronto encontraban el trabajo que deseaban.

La duración del tiempo desempleado suele ser un buen indicador del tipo desempleo. Durante el boom de inicio de siglo los trabajadores apenas pasaban unas semanas desempleados o tal vez unos pocos meses. Es decir, llevaba muy poco tiempo encontrar un empleo lo cual indicaba que la mayoría del desempleo era friccional. Sin embargo con la crisis muchos trabajadores han pasado más de 1 año o incluso 2 sin encontrar empleo. Por supuesto la mayoría de estas personas no han pasado 2 años buscando un empleo que se adecue a sus características, sino que simplemente no han podido encontrar nada. Algunos economistas estiman que el desempleo friccional suele ser un 3% de todas las personas que quieren trabajar (eso serían unos 600.000 personas en España) y el resto de desempleados serían debidos a alguno de los otros tipos de desempleo.

PRINCIPALES INDICADORES DEL MERCADO DE TRABAJO

PRINCIPALES INDICADORES DEL MERCADO DE TRABAJO

Si escuchamos las noticias o leemos os periódicos, veremos cómo hay una gran cantidad de datos importantes sobre el mercado de trabajo. Muchos de ellos, son datos sobre el número total de desempleados u ocupados. Sin embargo, en ocasiones, el número total no es tan importante como saber relacionar ese número en comparación con otro.

Los principales indicadores que se utilizan para conocer la situación del mercado de trabajo son:

TASA DE ACTIVIDAD:


Comparamos la población activa con respecto a la población total en edad de trabajar. La tasa de actividad nos dice cuántas personas que se encuentran en edad de trabajar, desean hacerlo. Se halla por tanto dividiendo la población activa entre la población total de 16 o más años.

Si decimos que la tasa de actividad española está en torno al 60%, eso quiere decir que de cada 100 españoles en edad de trabajar, hay 60 que desean hacerlo (tengan o no trabajo)

EL MERCADO DE TRABAJO


EL MERCADO DE TRABAJO 

CONCEPTOS DEL MERCADO DE TRABAJO

Cuando uno acaba sus estudios y decide incorporarse al mercado de trabajo, en ese tienes un empleo y pasas a ser parte de la población ocupada. Si por el contrario buscas y no encuentras, también te incorporas al mercado de trabajo (eres activo y estás buscando),formarás parte de la población desempleada. Y si, continuas estudiando (realizando un master, por ejemplo) al no querer trabajar serás considerado parte de la población inactiva (ni trabajan ni quieren trabajar).

Como ves, hemos tocado muchos conceptos nuevos, y conocerlos es imprescindible para entender cómo funciona el mercado de trabajo.

LA POBLACIÓN EN EDAD DE TRABAJAR


Muchos de vosotros cumplís 16 este año, desde ese momento tendréis edad de trabajar pero la mayoría seguiréis estudiando varios años. Estar en edad de trabajar no significa ni trabajar ni buscar trabajo.

La población en edad de trabajar es la población que, según la legislación tiene capacidad legal de incorporarse al mercado de trabajo. En España es a partir de los 16 años (con consentimiento de los padres o tutor). En Europa es a partir de los 15. Por tanto, si tienes menos de 16 años, no puedes ser ni ocupado ni desempleado ni activo o inactivo.

LA POBLACIÓN ACTIVA

Este año alguno de vuestros compañeros han dejado el instituto, porque en palabras suyas “prefieren trabajar”. Desde el momento que una persona decide que “quiere trabajar” (tanto si lo hace como no) y está en edad de trabajar, formará parte de la población activa. Incluye, por tanto, a los que encuentran trabajo y a los que no. Todos aquellos que quieren trabajar forman parte del mercado de trabajo.

No se considera población activa la que realiza un trabajo sin remunerar (por ejemplo ayudar a una ONG), los que cuidan propio hogar (am@s de casa), estudiantes…

Por ello, dentro de la población activa (que es la que forma el mercado de trabajo) hay que distinguir entre:
  • a) Población ocupada. Está formada por aquellas personas que tienen trabajo.

  • b) Población parada o desempleada. Son aquellas personas activas que buscan trabajo pero no lo encuentran. Este matiz es importante, un desempleado BUSCA, PERO NO ENCUENTRA.


LA POBLACIÓN INACTIVA

Un día se me ocurrió preguntarle a mi madre por qué no trabajaba. Me contestó “¿no te parece todo lo que tengo que hacer un trabajo?, no tengo ni un día de vacaciones”. La verdad que mi madre tiene mucho razón, ha sido (y sigue siendo) ama de casa a tiempo completo, y como dice ella, nunca se jubilará. Pero lo cierto es que mi madre al ser ama de casa no está buscando trabajo, y por tanto, es considerada inactiva.

La población inactiva está formada por aquellos que tienen edad para trabajar (16 años o más) y que por diferentes motivos no buscan trabajo: estudiantes, personas que padecen alguna incapacidad laboral, los que se dedican a las labores del hogar, jubilados, etc. Es decir, estas personas no se encuentran dentro del mercado de trabajo.