miércoles, 7 de junio de 2017

Motivar al alumnado es garantizar su éxito educativo

En ocasiones, cuando programamos, echamos mucho tiempo en planificar objetivos, contenidos, actividades… pero se nos olvida una pieza clave de la programación que es la motivación, aun a sabiendas de que la motivación depende mucho de nuestro buen hacer en los grupos a los que estemos acompañando en la educación.
No podemos olvidar que también el docente debe estar motivado para educar, amar su profesión, capacidad de innovación, adaptación a los nuevos tiempos, buscar estrategias para que su alumnado se sienta bien en clase…, con estas importantes premisas podemos decir que estamos en el camino de hacer que el alumnado aprenda.


¿Qué es la motivación?

La motivación es una palanca que se mueve en cada persona y la predispone hacia el acto de aprender, sintiendo por ello un gran bienestar personal ante el esfuerzo que le suponga el aprendizaje. Es algo personal, por eso no podemos estandarizarla, aunque hay tramos de edad que se sienten motivados por los mismos parámetros y esto nos puede facilitar la tarea a la que nos estamos enfrentando con respecto a la motivación.
Si el alumno o la alumna está motivado llegará al aprendizaje significativo y estará incrementando su poso cultural, no estudiará solo para los exámenes porque le van a poner una nota, estudiará por el placer de aprender y saber, dando pasos hacia su formación integral como persona.
Nos comenta Martínez-Salanova que la motivación es:
"el interés que tiene el alumno por su propio aprendizaje o por las actividades que le conducen a él. El interés se puede adquirir, mantener o aumentar en función de elementos intrínsecos y extrínsecos. Hay que distinguirlo de lo que tradicionalmente se ha venido llamando en las aulas motivación, que no es más que lo que el profesor hace para que los alumnos se motiven”.
A través de Jesús Hernández conocí la infografía de Mía MacMeekin en la que nos habla de la necesaria motivación en el alumnado y nos propone 27 ideas para fomentarla:
Nos encontramos en ocasiones con alumnos y alumnas “desmotivados” a los que no les importa nada aprender ni crecer como personas, yo diría que desmotivados para la vida, en estos casos el trabajo se nos pone más difícil pero no imposible. Más bien podríamos decir que no les interesa nada de lo que se intenta que aprendan en la escuela ya que sus intereses son otros. En todo caso lo primero que debemos hacer es acercarnos a ellos y sus circunstancias, ver qué les preocupa, por qué han llegado a esa situación, en qué entorno viven, cómo es su familia… Si personalmente contactamos y partimos de sus intereses, podremos hacer algo con ellos y ellas porque nos darán pistas para poder reaccionar como acompañantes en su educación.
Luis C. Álvarez Niño nos presenta el tema de la motivación en un vídeo muy explicativo, conciso y claro
Parece que el nuevo dilema educativo tiene que ver con descifrar de algún modo las nuevas modalidades de estar y sentirse motivado, las novedosas razones que resultan motivadoras hoy para los estudiantes. A partir de ello, las propuestas pedagógicas de los docentes deberían atender a estos cambios y variaciones en las formas de aprender y enseñar. Así lo manifiestan Bonetto y Calderón en su artículo “La importancia de atender a la motivación en el aula” en la revista Psicopediahoy de febrero de 2014.
Como conclusión, apuntamos que la motivación debe estar presente tanto en el profesorado como en el alumnado para que el acto educativo lleve a un aprendizaje relevante y significativo, en el que las dos partes se sientan satisfechas y supongan una superación personal.

Fuente

Dolores Álvarez Peralías

Maestra y pedagoga. He trabajado en Primaria y Secundaria. Durante veinte años he sido directora de centros educativos en los dos sectores de la enseñanza. Mi objetivo primordial siempre ha sido crear un buen clima de centro porque pienso que con ello se mejora el ambiente educativo y se facilita el aprendizaje. Mi pasión es el mundo educativo y aún, estando ya jubilada, es lo que me mueve a escribir, a leer, a compartir ambientes, encuentros y amistades. Sigo aprendiendo cada día y me muevo en redes sociales con cierta frecuencia.





Fuentes consultadas
 La sorprendente verdad… Totemguard
– La motivación en el aprendizaje. Martínez_Salanova
– 27 ideas para fomentar… de Mia MacMeekin, a través de Jesús Hernández
– Vídeo de Luis C. Álvarez Niño
– Revista Psicopediahoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario